domingo, 8 de abril de 2012

Ganas de... ¿nada?

Que ganas que me dan de sentir nada... de olvidar todo por cinco minutos, de caer en coma momentáneamente, de caminar con la mente en blanco y tal vez, pero sólo tal vez con una sonrisa.

Que ganas que tengo de nada... de no querer llorar, de no tener preocupaciones, de no sentir angustia o coraje...

Que ganas, que ganas de nada... de clavar mi vista en un punto que no me permita voltear a ver a nadie, que no me distraiga por un momento en lo feo, en lo bonito.

Que ganas, que ganas de nada... de caminar con una lágrima en el rostro mientras sonrío, de enojarme y reír, de sentir que estoy bien cuando... en realidad me estoy derrumbando.

Que ganas, que ganas de... que ganas de... caer... de caer por cinco minutos, de no preguntarme qué es lo bonito sino sacar todo lo malo en sólo cinco minutos... de no pensar en lo maravilloso que es estar a tu lado, cinco minutos de olvidar tus besos, cinco minutos de olvidar la más hermosas de tus sonrisas, cinco minutos de no pensar en tus caricias, cinco minutos de llanto, de llanto inconsolable, de llanto que no te deja respirar por la desesperación de que termine... cinco minutos de no entender, de no intentar entender el por qué, de no preguntarme nada, de no buscar más detalles faltantes, más atenciones perdidas... cinco minutos de perderme en mi misma, de morder la almohada y gritar.

Cinco y minutos... ¿y después?... Después continuar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario